Las Majestuosas Montañas

Todos los estudios coinciden en que los efectos del cambio climático serán especialmente críticos sobre la fauna, flora, suelos y recursos hídricos y forestales de las montañas. Urgen, por tanto, estrategias decididas de protección y conservación de las montañas, anticipándose a las situaciones por venir. Pero hasta ahora los planes oficiales sólo se limitan a la valoración de los problemas que está causando y causará el cambio climático a los espacios de montaña.

Rosa Fernández-Arroyo, presidenta Asociación Red Montañas. El Ecologista nº 54

En julio de 2003, varias avalanchas de roca y nieve barrieron diversas vertientes del emblemático Cervino, en Suiza. Como resultado, más de setenta escaladores tuvieron que ser rescatados en helicóptero: la mayor evacuación en masa de la historia del montañismo. Un año antes, en el Cáucaso ruso, alrededor de ciento cincuenta personas murieron cuando un enorme desprendimiento procedente del glaciar de Maili impactó sobre la aldea de Karmadon.

Por todas partes, los seculares procesos de erosión y fragmentación de las formas del relieve de las montañas parecen estar acelerándose y cobrando impulso. Las rocas y masas de hielo se desprenden y los glaciares se funden. Comparemos la realidad actual de nuestros familiares glaciares del Vignemale, el Aneto o el Monte Perdido con esos panoramas para el recuerdo de hace sólo unas décadas. Una transformación que ha sucedido dentro del rango temporal de la experiencia de sus testigos, los visitantes humanos.

Se funde el cemento de las montañas

Los científicos avisan que las montañas se encuentran entre las áreas que experimentarán con más fuerza el fenómeno del cambio climático, y los acontecimientos hace tiempo que les dan la razón. En los macizos de los Alpes como en muchas otras montañas del mundo, la costra de suelo congelado que es el permafrost, y que mantiene soldados entre sí los inmensos bloques, caras y pilares de roca de las montañas –y al que también están ancladas las pilonas y estaciones de los teleféricos y otras infraestructuras de las montañas– se está descongelando, provocando inestabilidad de las masas glaciares y desprendimientos que ya han provocado diversos accidentes.

Y en el futuro todos estos procesos irán en aumento, resumió recientemente en Zurich la International Permafrost Asociación, que cada cuatro años congrega a los más relevantes climatólogos, ingenieros civiles y geólogos para intercambiar información y datos acerca de las capas de hielo que cubren el suelo de las regiones más frías del mundo.

Efectos de largo alcance

Un estudio presentado este mismo año 2007 por científicos del CSIC dirigidos por el geógrafo David Nogués, analiza los cambios que previsiblemente tendrán lugar en las montañas de todo el mundo como efecto del cambio climático, en función de diversos escenarios posibles de emisiones de gases de efecto invernadero. Las montañas, refuerza este estudio, se cuentan entre los ecosistemas más frágiles del planeta. Son áreas de alta importancia para la biodiversidad, reuniendo múltiples endemismos, especies y ecosistemas, pero además tienen un papel vital como almacenes de agua y proveen múltiples servicios, tangibles e intangibles, no sólo a sus habitantes –aproximadamente un 26% de la población mundial habita en las montañas– sino que su influencia excede ampliamente la de sus límites geográficos, hasta el punto de que más de la mitad de la humanidad depende de un modo u otro de los recursos y servicios de las montañas.

El calentamiento del clima afectará fundamentalmente a la distribución de las especies alpinas y a la propia supervivencia de muchas de ellas, así como a la retirada de los glaciares y a la alteración de los ciclos hidrológicos. El estudio del CSIC predice para las montañas una tasa de calentamiento que como mínimo duplicará la del pasado siglo. Esto se traducirá en un ascenso de las isotermas de entre 380 y 550 metros en las montañas de latitudes medias de Europa y Norteamérica, dependiendo del escenario de emisiones.

 Fuente:

https://www.ecologistasenaccion.org/article17920.html

Media